Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • ¿Mito o realidad?
  • Próximo álbum

¿Mito o realidad?

Mujer al volante, peligro constante

¿Cuántas veces no hemos escuchado este dicho? La eterna guerra de los sexos toca temas como el de la conducción.

Los hombres juran y perjuran que son mejores que nosotras frente al volante y todavía es común escuchar frases como 'Tenía que ser mujer' o 'Vete a lavar los platos'.

Sin embargo, algunos datos demuestran que las féminas suelen tener una mejor conducta mientras manejan, lo que se traduce en menos accidentes de tránsito.
Conducta protectora

Según algunos datos, esto se debe a que la mujer suele tener mejor percepción del riesgo y mayor sentido de la responsabilidad, por lo que es poco probable que cometa infracciones como conducir en estado de ebriedad o a exceso de velocidad, aunque claro, hay sus excepciones.
Cuestiones biológicas

Por naturaleza, las mujeres son más cautelosas y en una escena de peligro dudan o prefieren evitarla, mientras que ellos la asumen porque necesitan demostrar sus habilidades frente al volante y tienen innato el instinto de trasgresión; factores que incluyen en que tengan más multas de tránsito y accidentes.
Seguridad ante todo
Debido al instinto de protección que tienen las mujeres, suelen tener más conciencia del daño que podrían causar a terceros y evitan cualquier conducta errónea que pudiera lastimar a otros y es por eso que ponen más atención a las funciones de seguridad de un auto y no sólo en que se vea bien o llegue a 60 millas en tres segundos.
Lentas pero seguras
Algunas investigaciones mencionan que las mujeres suelen conducir más lento que los hombres y pocas veces rebasan el límite, pues la mayoría entra en pánico ante una situación de emergencia y por eso prefiere evitarla, además somos menos competitivas que ellos y la mayoría de las veces solo pensamos en llegar bien que en llegar primero.
El talón de Aquiles
Pero el punto débil de las mujeres es la distracción. Por naturaleza somos más dispersas que ellos y nuestra atención pasa fácilmente del camino a los anuncios, el teléfono celular, el radio o la conversación con los demás pasajeros. Esto aunado a nuestra falta de coordinación nos lleva a cometer ciertos errores que le han dado mala fama a las mujeres conductoras.
¿Y ahora qué hago?
Sí, somos más precavidas pero tenemos menos habilidades y esto lo comprobó un estudio en España que puso a la misma cantidad de hombres y mujeres a conducir en diferentes situaciones, demostrando que las mujeres aceleran menos pero son menos capaces, por ejemplo, de manejar en reversa usando los espejos retrovisores y presentan más dificultad en terrenos complicados.
Sólo un minutito

Las mujeres buscamos ante todo, comodidad y eso aplica hasta para la conducción, lo que se traduce en un gran error, pues solemos estacionar el auto donde nos parezca más fácil, así sea en doble fila, líneas peatonales o estorbando a otros; razones que nos llevan a ganar una infracción de tránsito.
Primero yo, luego yo y por último yo
Otro de los errores es creer que por ser mujeres, todos los demás conductores nos van a ceder el paso y por lo mismo, muchas de nosotras cambian de carril, dan vuelta o se frenan sin avisar, creyendo que, en primera, los otros conductores nos leen la mente y en segunda, que no tienen prisa o que sólo les importa nuestra comodidad, lo que es un grave grave error.
La ventaja
Aunque actualmente la cifra de conductoras se ha elevado, sigue siendo baja respecto a los automovilistas masculinos y debido a que conducen más lento, registran un menor número de accidentes mortales; hecho que las beneficia hasta en el seguro del auto, pues en muchos sitios las féminas obtienen un descuento o pólizas más baratas que los hombres.
Manías desquiciantes
Si, las mujeres conducimos más lento y más seguro; somos menos agresivas y pensamos en la salud de otros, pero tenemos manías que desesperan a los demás y que suelen terminar en infracciones.

Aunque la ciencia dicta que podemos hacer dos cosas a la vez, frente al volante sólo debemos concentrarnos en el camino, algo que la mayoría olvida y es muy común ver a una mujer platicando, comiendo o regañando a sus hijos al mismo tiempo que cambia de carril o da vuelta, sin tomarse la molestia de indicar que lo va a hacer.

Por eso lo ideal es estacionarse para platicar, tomar café o lo que quieras y luego seguir tu curso.
La pesadilla de todos… el maquillaje
Pero sin duda el peor error que cometemos las mujeres mientras conducimos es maquillarnos.

Hay quienes aprovechan los embotellamientos o los semáforos en rojo para ponerse guapas y está bien mientras estén al pendiente de lo que sucede en el camino, pero hay otras para quienes resulta más importante ponerse el gloss o delineador que poner atención en las señales.

Por eso, muchos hombres y algunas damas, han expresado sus deseos de poner policía anti maquillaje o hacer que esta infracción sea castigada más severamente, pues en muchas ocasiones al estarse viendo en el espejo retrovisor, se olvidan de lo que hay en el mundo real.
¿Y yo por qué?
La mayoría de infracciones de tránsito cometidas por mujeres son faltas menores, que aunque suelen ser menos peligrosas, no dejan de ser un riesgo para la seguridad.
El mayor número de tickets son entregados por estacionarse en doble fila, no parar en los pasos de peatones o acelerar cuando el semáforo está en amarillo.
Y el Oscar es para…
La infracción ya se cometió y es momento de pagar por ella, sin embargo para muchas mujeres, ver al policía acercándose es señal de sacar sus mejores dones histriónicos y crear la historia más asombrosa para que el oficial las perdone, argumentando que 'tienen a su hijo en el doctor' o simplemente rogando que será la última vez que eso pasará.
¿Millas o kilómetros?

Otra de las tácticas más comunes que utilizan las chicas es hacerse las confundidas, especialmente las latinas que residen en Estados Unidos, quienes simulan no entender que la velocidad es en millas y no en kilómetros, como se mide en la mayoría de los países de América.
¿Mi licencia o mi número de teléfono?
Quien diga que no ha caído ante los encantos femeninos alguna vez en su vida está mintiendo y esto incluye a los oficiales de tránsito.
Se trata de otra estrategia para librarse de un ticket y que utiliza la persuasión y atributos, pues en ocasiones soloo basta una pose sugestiva, una sonrisa o un guiño para convencer al policía de que la falta no se repetirá.
Culpables e indignadas
Pero además de la infractora dramática, confundida y sexy está la indignada, que a pesar de saber que cometió un delito, reclama al policía por cumplir con su deber.
Generalmente ponen resistencia para mostrar sus documentos e insisten en negar lo ocurrido, aunque este tipo de actitud no suele tener mucho éxito.
En pro de la seguridad
Según la Agencia Nacional de Seguidad en el Tráfico (NHTSA), los hombres provocan accidentes más graves que las mujeres, pues 69% de los choques donde hubo muertes estuvieron relacionados con un hombre, 68% de las muertes de los peatones fueron provocadas por un varón y 89% de los ciclistas que fallecieron en un accidente fueron causados por un hombre.
Los números de ellas

De acuerdo a la aseguradora española Línea Directa, la mayoría de las mujeres conduce a una velocidad inferior a la media y sólo 7% circula más rápido en carretera, 19% en la autovía y 21% suele exceder el límite de velocidad en las calles de la ciudad, cifras que todavía están muy lejos de alcanzar a las de los hombres.
Concepto ambiguo

Así que eso de que 'mujer al volante, peligro constante' queda como una frase ambigua pues aunque solemos distraernos más y provocar incidentes, en cuanto a accidentes graves se refiere, las cifras apuntan directamente a los hombres y su eterno complejo de pilotos de Fórmula 1.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Los compactos más seguros

Fotos del Honda Fit 2015

Fotos del Toyota FT-1 Graphite Concept

Volvo XC90 R-Design 2015

Disfruta más imágenes
a tu izquierda