Publicidad | Vea su anuncio aquí

Lo que tu mecánico quiere que sepas

Cómo ayudar a tu mecánico

Cómo ayudar a tu mecánico

Hay cosas sencillas que harán la vida más fácil a tu mecánico.

Getty Images
Volkswagen Passat 2011

FOTOS:  Modelos con mejor consumo

Ver fotos
Volvo S60 2011

FOTOS:  Los autos que mejoraron más

Ver fotos
Los más confiables para 2012 según Consumer Reports

FOTOS:  Los más confiables para 2012

Ver fotos
Los mejor calificados por Consumer Reports para 2012

FOTOS:  Los mejores autos de 2012 de Consumer Reports

Ver fotos
Los menos confiables para 2012 según Consumer Reports

FOTOS:  Los menos confiables de 2012

Ver fotos

Los mecánicos de autos solucionan decenas de problemas todos los días. Lo que los vuelve locos (y los mantiene con trabajo) es que muchas de las reparaciones podrían haberse prevenido si los conductores supieran más sobre cómo cuidar sus vehículos. Conversamos con mecánicos en todo el país para averiguar lo que muchos de nosotros deberíamos saber pero no sabemos.

Encuentra tu auto ideal

Los cambios de aceite y otros servicios de mantenimiento son los secretos para un auto confiable.

Posponer un servicio de mantenimiento regular puede provocar todo tipo de problemas, como el desgaste prematuro de frenos o llantas, o un motor quemado. Y todo esto se pudo evitar siguiendo simplemente el programa de mantenimiento del auto.

“Nadie lee el manual del usuario”, dice Tony Molla, un portavoz del Instituto para la excelencia del servicio automotriz (Institute of Automotive Service Excellence), un grupo industrial que acredita a los mecánicos. “Explica justo el tipo de mantenimiento que necesita su auto y cuándo lo necesita, así como el tipo específico de aceite y los fluidos que utiliza, y muchos otros datos. Si no sigue esas recomendaciones, puede terminar con una reparación costosa”.

Decir solamente que su auto “se murió” no ayuda a su mecánico.

“Díganos todo lo que pueda”, señala Molla. “Si hay algún ruido, olor o vibración, ¿cuándo ocurre? ¿Cuando el motor está frío o tibio? ¿Es constante o esporádico? ¿Se produce al hacer un cambio de velocidad y luego desaparece? ¿Es peor cuando da vuelta o si va para adelante?”.

“Piense en su mecánico como un médico: mientras más pueda decirnos, es mejor”, indica Audra Fordin, propietaria del taller mecánico Great Bear en Flushing, New York, que también dirige el sitio web Women Auto Know. “¿Se sacude el volante? Si da una sacudida cuando va en reversa, podría ser un problema de montaje del motor. Si sucede cuando va en la autopista y pisa el freno, son los rotores del freno. Si sucede a velocidades bajas, puede ser una llanta en mal estado. Si comienza a vibrar a velocidades superiores a 55 mph, puede ser una cuestión de balance de las llantas”.

Ignorar los pequeños detalles puede ocasionar que se vuelvan reparaciones grandes y costosas.

“Tuve un cliente que llegó y me dijo que los frenos de su Volvo no estaban funcionando y estaban haciendo un ruido raro los últimos dos meses”, comentó Frank Aucompaugh, gerente de Neil Becker Automotive en Durham (Carolina del Norte). “Bueno, había desgastado por completo las zapatas o cojines y los rotores hasta que los pistones de freno se cayeron. De alguna manera, durante todo este tiempo no se había percatado de la luz de advertencia en el tablero. Por ello, lo que pudo ser un reemplazo de zapatas de freno por $140, resultó ser una reparación completa de $1,500”.

Las baterías que no duran pueden indicar problemas más grandes.

“Alguien viene y nos dice: ‘La batería se murió, solo pónganle una nueva”, dice Mitch Scheneider del taller mecánico Schneider en Simi Valley, California. “Bueno, si su batería tiene menos de cinco años, tendríamos que preguntarnos por qué se agotó. Quizá alguien dejó las luces encendidas toda la noche o el motor de arranque está consumiendo demasiada energía o existe una falla en el sistema de carga. Hasta tuvimos un caso en el que una moneda había caído dentro del encendedor. Si solo colocamos una nueva batería y se muere a las tres semanas, el cliente se molesta con nosotros”.

Las reparaciones a corto plazo pueden causar daños a largo plazo.

Si, por ejemplo, llena constantemente el depósito de refrigerante, es probable que haya algún problema con su auto. “Un cliente me dijo que solo agregó un poco de refrigerante y el motor se detuvo repentinamente”, dice Joe Ranker, un mecánico independiente en Amherst, Massachusetts. “Luego resulta que estuvo agregando ‘un poco de refrigerante’ regularmente por dos años. La bomba de agua falló y el motor se quemó”.

Pisar el freno todo el tiempo puede ser peligroso y caro.

Muchos conductores llevan el pie izquierdo sobre el pedal del freno mientras manejan. Ese método con dos pies se traduce en que va metiendo el freno mientras rueda a velocidad constante, lo que puede causar que los frenos se desgasten rápidamente y que probablemente fallen. Las frenadas fuertes y arranques bruscos pueden tener un efecto perjudicial para sus frenos y motor. ¡Maneje con suavidad!

Las refacciones baratas pueden terminar costándole mucho.

“Si un cliente insiste en que instale partes de refacción que él mismo trae, debo escribir ‘repuesto traído por el cliente, sin garantía’ en el recibo”, dice Aucompaugh. “¿Cómo puedo garantizar una reparación si falla una parte que yo no compré?”.

Schneider dice: “Un tipo trae unas luces delanteras que encontró por Internet y nos pide que las coloquemos. Pero eso nos expone a una grave responsabilidad. El Estado nos considera responsables de la reparación sin importar de dónde vengan las partes”.

Mirar sus llantas no es la forma correcta de revisarlas.

“Es casi imposible establecer cuándo una llanta está inflada en exceso o sin suficiente aire con solo mirarla”, dice Gene Petersen, experto en llantas de Consumer Reports. “Las llantas poco infladas se desgastan más rápido, consumen más combustible y no responden como se supone que deben hacerlo, poniendo en riesgo la seguridad de todos. Consígase un buen medidor de presión de llantas y verifique las cuatro llantas al menos una vez al mes”. Además, haga rotar sus llantas cada 6,000 a 8,000 millas o según lo indique su manual del usuario, añade Petersen. “Las llantas delanteras de un auto de tracción delantera se desgastan más rápido que las de la parte trasera. Rotarlas maximiza la vida de la banda de las llantas”.

No saber qué hacer con los fluidos puede matar al auto.

“Uno de los problemas más comunes que observamos como resultado de hacer el trabajo uno mismo es cuando se llena demasiado el aceite o fluido de transmisión, se pone refrigerante en el depósito del limpiaparabrisas o el detergente para el limpiaparabrisas en el depósito del refrigerante”, dice Mike Mikulski del autoservicio Mike’s Auto Service en Haddam, Connecticut.

“Lo peor es cuando alguien mezcla refrigerante verde con naranja. Si mezcla los dos, puede ser una verdadera pesadilla para limpiar”. Por ello, revise el manual para saber cuál es el fluido adecuado y el lugar correcto para verterlo.

Si quieres tener más información no olvides visitar la página de Consumer Reports Autos en Español.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Lo Más Visto

Publicidad | Vea su anuncio aquí