Jurado de EEUU ordena a Hyundai pagar $240 millones

Hyundai Tiburón

Hyundai Tiburón

El tiburón fue uno de los primeros intentos de la marca por crear un coupé deportivo para el mercado americano.

Hyundai

Un jurado en Montana ordenó al fabricante de automóviles Hyundai que pague 240 millones de dólares en daños punitivos al determinar que el accidente vial en el que murieron dos primos de Missoula en julio de 2011 se debió a un defecto de fabricación en unos de sus vehículos.

La cantidad dispuesta el martes en la noche se suma a los 8,6 millones de dólares en daños e ingresos perdidos que el jurado concedió a las familias de Trevor Olson, de 19 años, y Tanner Olson, de 14.

Ambos primos perdieron la vida cuando su Hyundai Tiburon, modelo 2005, se estrelló de frente contra otro vehículo en 2011.

Se desconoce si los daños punitivos tendrán sostén jurídico. Montana limita a 10 millones de dólares este tipo de indemnizaciones, pero la cantidad fue impugnada después de que un juez federal en Butte dijera en un fallo que era insuficiente para disuadir la comisión de delitos por parte de empresas millonarias.

Hyundai Motor America dijo el miércoles en un comunicado que cree que el veredicto del jurado es incorrecto y que conceder una indemnización tres veces superior a la solicitada por los demandantes es "excesiva y debe ser anulada". La empresa tenía previsto apelar de inmediato.

En la demanda se afirma que un defecto en la rótula de la dirección en el Tiburón Hyndai modelo 2005 que conducía Trevor Olson hizo que el vehículo virara repentinamente hacia el carril contrario y se estrellara de frente contra otro vehículo.

En el otro vehículo una pasajera, Stephanie Nicole Parker-Shepherd, de 21 años y de la localidad de Arlee, perdió la vida mientras que su esposo y dos niños quedaron seriamente lesionados.

Hyundai solicitó la devolución de 111 vehículos Tiburon 2005 fabricados en un mes ese año para corregirles el problema de la dirección, pero la naturaleza de defecto fue distinta a la citada en el juicio y se desconoce si los adolescentes iban en una unidad a la que había abarcado la medida.

Son relativamente pocas las quejas presentadas contra los Tiburon modelo 2005 ante la Agencia Nacional de Seguridad en el Transporte en Carreteras. De las 37 quejas presentadas, sólo dos estuvieron relacionadas con el sistema de la dirección del vehículo, según la base de datos de la agencia.

Hyundai arguyó que algún otro factor —quizá la explosión de un petardo en el Hyundai— provocó la súbita reacción del piloto y que éste hiciera un viraje.

"Según testigos —y los peritos de ambas partes coincidieron— petardos habían estallado en el vehículo en el que viajaban los adolescentes sin cinturón de seguridad poco antes del accidente", dijo la empresa en un comunicado.