El Alfa Romeo 4C impone récord en el Nürburgring

Alfa Romeo 4C 2014

Alfa Romeo 4C 2014

El Alfa 4C impuso el récord de la vuelta más rápida para autos de menos de 250 caballos de fuerza.

Alfa Romeo

El nuevo Alfa Romeo 4C ha sido sometido a una de las pruebas más exigentes, al rodar por el histórico circuito alemán el Nürburgring. El pasado 12 de septiembre fue capaz de detener el cronómetro en ocho minutos y cuatro segundos, considerado como el mejor tiempo entre los vehículos de menos de 250 caballos de fuerza e igualando tiempos establecidos por exóticos deportivos con precios mucho más altos y con motores más potentes. Al volante se encontraba Horst Saurma, piloto, periodista y conocedor del circuito alemán.

Encuentra tu auto ideal

El recorrido por el ‘Infierno Verde’ es una de las incontables pruebas que el supercar de Alfa Romeo ha tenido que afrontar en todo el mundo. Ha sido probado en Suecia con temperaturas de -35º C y en Abu Dhabi con más de 40º C. Igualmente ha recorrido los desiertos de Arizona en Estados Unidos y las pendientes del Monte Etna en Sicilia. Así como las pistas de Balocco en Italia, donde desde 1962 todos los Alfa Romeo han sido desarrollados, perfeccionados y puestos a punto.

El Nürburgring se ha usado en los últimos años como pista de pruebas por fabricantes de todo el mundo. El circuito alterna de forma muy particular curvas lentas y rápidas, subidas y bajadas que hacen de este recorrido un extraordinario ‘laboratorio’ para determinar los puntos a mejorar de un vehículo y destacar sus bondades.

En definitiva, el ‘Infierno Verde’ se ha consolidado como el sitio ideal para probar las características y las prestaciones del Alfa Romeo 4C, una verdadera máquina para conducir, que da lo mejor de sí en pista, donde la velocidad, el espacio de frenada reducido y las aceleraciones transversales son fundamentales para conseguir los mejores tiempos por vuelta. Gracias a su bajo peso y a su sofisticado motor, es capaz de conseguir cifras espectaculares como la relación de 137 caballos de fuerza por litro de desplazamiento, menos de 4kg por caballo de fuerza, una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 4.5 segundos, velocidad máxima de 258 km/h, desaceleraciones de 1.2 gravedades y aceleraciones laterales superiores a 1.1 gravedades. Esto se logra gracias a una distribución óptima del peso de 40% para el eje delantero y 60% para el posterior.

Bajo el cofre late un moderno motor de cuatro cilindros turbo de inyección directa, que con 1,750 centímetros cúbicos, es capaz de desarrollar 240 HP, asociado a una rápida transmisión secuencial de doble embrague automatizado denominada TCT de seis velocidades. Asimismo, es posible ajustar la conducción en tres modos distintos gracias al selector D.N.A., por lo que puede ser muy dócil en ciudad o muy rabioso en la pista. Otra bondad de este motor está en su elasticidad, gracias a las 258 libras-pie de torque que se mantienen constantes entre las 2,100 y 4,000 revoluciones por minuto, lo que se traduce en excelentes recuperaciones y rebases sin titubeos.

Por último, el fabricante italiano de llantas Pirelli junto con los ingenieros de Alfa Romeo, desarrollaron unos neumáticos de alto rendimiento específicos para este modelo llamados Pirelli P Zero Trofeo AR Racing en medidas que van de 17 y 18 pulgadas para el eje delantero o de 18 y 19 pulgadas para el eje posterior. Dichas llantas poseen un dibujo especial que deriva de las competencias de rally en asfalto, su rigidez tiene la tensión adecuada para soportar elevadas capacidades de curveo y los materiales utilizados están pensados para resistir altas temperaturas en circuitos. Por si fuera poco, son muy versátiles ya que su uso no se limita a pistas o competencias, sino que también pueden ser utilizadas en ciudad y carretera.