Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010
  • Mazda RX-8 2010

Mazda RX-8 2010

El interior tiene detalles de diseño que nos recuerdan en todo momento el tipo de motor que tiene el coche.
El RX-8 es un auto sumamente divertido de manejar.
El comportamiento del auto es predecible en todo momento y sumamente fácil de controlar.
El volante tiene el clásico diseño cómodo que utiliza Mazda.
Aunque es un coupé los diseñadores solucionaros el acceso a las plazas traseras con dos “medias” puertas tipo suicida.
El bastidor del RX-8 es uno de los mejores que podemos encontrar.
Es una lástima que su fin esté cerca ya que es un auto realmente original y único.
Su nariz baja y su cintura alta le dan un estilo bastante futurista.
Hay pocas marcas que están dispuestas a arriesgarse a hacer algo completamente diferente, y Mazda es una de esas pocas.
Tiene 1.3 litros, 238 caballos de fuerza con un máximo de 9,000 revoluciones por minuto.
El diseño deportivo de los asientos da gran sujeción lateral.
Si el eje trasero pierde adherencia el auto mismo nos avisará con anticipación lo que está sucediendo.
A pesar de ser un diseño que lleva diez años con cambios menores, se sigue viendo bastante bien.
La calidad de los materiales y acabados del interior son bastante buenos.
El motor Renesis rotatorio de doble rotor es una obra de arte de la ingeniería automotriz.
Sin duda alguna el Mazda RX-8 es un deportivo que en realidad no pertenece a ningún segmento, gracias a su motor único.
El RX-8 es un auto con una estética bastante atrevida.
Incluso en el alerón de la parte baja trasera hay elementos que nos recuerdan el tipo de motor que tiene.
Las abultadas salpicaderas ayudan a darle una presencia musculosa.
La posición de manejo es bastante baja, justo como debe ser en un auto deportivo.

El RX-8 será recordado por ser una verdadera joya de la ingeniería automotriz.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Haz click en las flechas para ver la próxima foto

Publicidad | Vea su anuncio aquí