Publicidad | Vea su anuncio aquí

BMW Motorrad presentó el C Evolution

BMW C 650 GT 2012

BMW C 650 GT 2012

La C 650 GT junta la deportividad de una moto con la practicidad de un scooter sin olvidar la seguridad que otorga la marca.

BMW
BMW Concept C

FOTOS:  BMW Concept C

Ver fotos
BMW G 650 GS 2011

FOTOS:  BMW G 650 GS 2011

Ver fotos
La BMW GS cumplió 30 años

FOTOS:  La BMW GS cumplió 30 años

Ver fotos
BMW E-Scooter

FOTOS:  BMW E-Scooter concept

Ver fotos

Los criterios que deben cumplir los sistemas de movilidad individual, especialmente en centro de gran densidad demográfica, están sujetos a considerables cambios. Ahora, más que nunca, la movilidad individual se define también a través de la sustentabilidad. El creciente tráfico, el aumento de los costos energéticos y las normas cada vez más estrictas en relación con las emisiones de CO2, aplicables a los vehículos utilizados en el tráfico urbano, son retos importantes que depara el futuro.

BMW Group ha reconocido esos retos y, por lo tanto, ha optado por desarrollar soluciones aplicables en vehículos fabricados en serie con el fin de satisfacer las exigencias actuales y futuras que plantea la movilidad. Por lo tanto, BMW Motorrad, siendo parte integral de BMW Group, se dedica a temas relacionados con la movilidad sobre dos ruedas, desarrollando soluciones apropiadas y considerando las exigencias futuras de los clientes. En ese contexto, BMW Motorrad amplió su gama de vehículos destinados a la movilidad urbana, presentando en el año 2011 los dos maxi-scooter C 600 Sport y C 650 GT, ambos ya fabricados en serie.

En concordancia con la estrategia de sustentabilidad aplicada por BMW Group, BMW Motorrad se ha propuesto abordar el tema de la movilidad eléctrica en una fase muy temprana, pensando también y precisamente en el tráfico urbano. Tal como sucede con el BMW i en el sector de automóviles de BMW Group, también BMW Motorrad está acelerando el trabajo de desarrollo de vehículos sobre dos ruedas, creando motos y servicios de movilidad orientados hacia el futuro. Al mismo tiempo, estas propuestas brillan por su diseño inspirador y por su selecta calidad, definida por el esmero puesto en cada una de las fases de integración de valor durante la producción.

Considerando lo dicho, BMW Motorrad lanzará al mercado una oferta selecta y apropiada en un futuro previsible. Durante la jornada de innovación de 2011 de BMW Motorrad se presentó el primer concepto de un scooter eléctrico, aún en fase de desarrollo. En la actualidad, los scooter que únicamente funcionan con motor eléctrico son apropiados casi únicamente para el uso dentro de las ciudades, tienen prestaciones limitadas y su autonomía es modesta. El concept-scooter BMW E-Scooter, sin embargo, incluye soluciones técnicas sostenibles y su radio de acción es mucho más amplio.

Poco después, en el Salón del Automóvil de Fráncfort (IAA), se estrenó el estudio de diseño Concept e. Se trató de un scooter eléctrico fabricado por BMW Motorrad y correspondió a la segunda fase de desarrollo del scooter presentado originalmente. Esta nueva propuesta representó la visión estética de un scooter propulsado por un motor eléctrico.

BMW Motorrad presenta un prototipo de un scooter eléctrico muy cercano al que podría fabricarse de serie y que, por lo tanto, podría lanzarse al mercado muy pronto. Tratándose de un vehículo apropiado para desplazarse entre la periferia de la ciudad y el centro urbano, los expertos en desarrollo tuvieron que aplicar principalmente dos criterios. Por un lado, prestaciones apropiadas, comparables con las de un maxi-scooter con motor de combustión, y por otro lado, gran autonomía aplicando criterios de utilización realistas.

BMW Motorrad cuenta con cinco ejemplares del «C evolution» plenamente funcionales, con los que la marca está acumulando experiencias en materia de vehículos de dos ruedas propulsados por motores eléctricos. De esta manera, BMW Motorrad amplía su competencia profesional en este segmento. Además, BMW Motorrad aprovecha una serie de eventos organizados en Europa con el fin de promover la aceptación de vehículos de dos ruedas eléctricos, preparando de esta manera la acogida que en el mercado tendrá un vehículo de esta índole fabricado en serie. Durante esta fase, los vehículos se someten a pruebas en condiciones muy diversas, en circunstancias realistas y prácticas. Su uso también sirve para analizar la infraestructura existente. Por ejemplo, para crear una red de oferentes de movilidad eléctrica, incluyendo, entre otros, empresas de alquiler de coches o empresas de uso compartido de coches (carsharing).

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí