Publicidad | Vea su anuncio aquí

Económico y bien equipado: VW Crossfox 2012

Volkswagen Crossfox 2011

Volkswagen Crossfox 2011

El Volkswagen Crossfox está basado en la misma plataforma que el famoso Lupo.

Volkswagen
Volkswagen Crossffox 2011

FOTOS:  Volkswagen Crossfox 2012

Ver fotos
Beetle 2012

FOTOS:  Volkswagen Beetle 2012

Ver fotos
Línea Volkswagen 2012

FOTOS:  Líneas de Volkswagen 2012

Ver fotos
La historia del Volkswagen Beetle

FOTOS:  La historia del Volkswagen Beetle

Ver fotos
Volkswagen up!

FOTOS:  Volkswagen up!

Ver fotos

Cuando uno escucha el término “subcompacto urbano” generalmente no tiene idea de qué significa. Básicamente se puede traducir como: auto pequeño y de bajo costo (tanto de compra como de mantenimiento).

Generalmente quién compra en este segmento lo hace porque está buscando un auto que lo lleve del punto A al punto B de la manera más económica posible, olvidándose de la comodidad y las amenidades.

Sin embargo, existen modelos que logran mantener su bajo costo, pero ofrecen el equipamiento que autos de segmentos más caros tienen.

Un ejemplo claro de este caso es el Volkswagen Crossfox. Este pequeño auto utilitario está basado en el VW Lupo, pero la gran diferencia es que esta versión tiene mayor distancia al piso y llantas más anchas. Estas simples diferencias lo convierten en un auto completamente diferente.

El manejo en ciudad se favorece enormemente gracias a estas características tan evidentes, sobre todo en superficies lastimadas. Con el Crossfox es mucho más fácil sortear baches y topes, pero sigue siendo un auto subcompacto con la suficiente agilidad para enfrentar también el tránsito de las grandes ciudades.

El espacio en el interior es suficiente para 4 pasajeros y los asientos son cómodos. La posición de manejo es alta, lo que ayuda en el tránsito citadino. El diseño de la consola central es simple, acomodando todos los botones de manera fácil de entender y activar.

El equipamiento del auto es sumamente bueno para su segmento. Cuenta con amenidades como ventanas, seguros y espejos eléctricos, sistema de sonido con conexión para USB y tarjeta SD, así como conexión Bluetooth. También es uno de los pocos del segmento que tienen controles de audio en el volante.

Para que estos autos puedan mantener su precio, es necesario hacer algunos sacrificios en algunos lugares y en el caso del Crossfox los más evidentes son en  los materiales del interior. Los plásticos de tablero y el volante se sienten baratos. La calidad del ensamble es buena, pero se agradecerían materiales de mejor calidad.

El Crossfox cuenta con un motor cuatro cilindros de 1.4 litros con 100 caballos de fuerza acoplado a una caja manual de 5 velocidades. El motor es sufieciente en términos generales pero le cuesta un poco de trabajo acelerar, defecto que se hace evidente al intentar hacer rebases en vías rápidas.

Lo que sí hace muy bien este motor es entregar un muy buen consumo de combustible, cumpliendo así con su papel de auto económico para la ciudad.

El manejo del auto es agradable y nos sorprendió su comportamiento en la autopista. La mayor altura nos hacía pensar que no sería tan estable en las curva a velocidades de carretera, pero no fue así. El Crossfox se siente bien plantado en todo momento dando la confianza de un manejo seguro.

El espacio de carga es algo reducido por lo que al final no es el mejor prospecto para viajes largos, pero ese nunca fue su propósito.

El propósito del Crossfox es ofrecer un manejo cómodo en la ciudad a un precio accesible, sin sacrificar el equipamiento, cosa que logra de manera excelente.

  • Lo Bueno
  • Manejo Urbano
  • Consumo de combustible
  • Equipamiento
  • Lo Malo
  • Calidad de materiales
  • Potencia del motor
  • Espacio en la cajuela

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí