Publicidad | Vea su anuncio aquí

BMW X6 4.4 XDrive50iA M Performance

BMW X6 2013

BMW X6 2013

La X6 sigue siendo una SUV con un carácter sumamente deportivo.

BMW
BMW X6 2013

FOTOS:  BMW X6 2013

Ver fotos
BMW Serie 4 Coupé Concept 2013

FOTOS:  BMW Serie 4 Coupé Concept 2013

Ver fotos
BMW M135i 2013

FOTOS:  BMW M135i 2013

Ver fotos
BMW X1 2012

FOTOS:  BMW X1 2013

Ver fotos
BMW Z4 2013

FOTOS:  BMW Z4 2013

Ver fotos
BMW Serie 7 2013

FOTOS:  BMW Serie 7 2013

Ver fotos

Hay pocos vehículos que realmente no pertenecen a ningún segmento, o que más bien crean sus propios segmentos gracias a sus características únicas, la BMW X6 es uno de estos vehículos.

Encuentra tu auto ideal

La X6 no es una SUV, pero tampoco es un sedán deportivo, creo que la mejor manera de explicarlo es diciendo que es una combinación de ambos mundos aunque no tenga lo mejor de los dos.

Tiene las dimensiones de una SUV: la distancia al piso y el volumen de la carrocería la convierten definitivamente en una SUV, pero no cuenta con la funcionalidad de estas. El espacio de la cajuela no es tan amplio y en realidad sólo puede llevar a 4 pasajeros cómodos, podrán ir 5 en viajes cortos, lo que la convierte en un sedán deportivo… pero un poco más alto.

La idea detrás de la X6 es justo esa, de entregar el manejo de un sedán en el cuerpo de una SUV, y casi lo logra. La puesta a punto de la suspensión y la tecnología utilizadas por BMW hacen de esta camioneta una de las más ágiles y con el manejo más deportivo que se puede encontrar en el mercado hoy en día. La tracción en las 4 ruedas le dan muy buen agarre en todo momento y la firmeza de la suspensión hace que el chasis se mantenga bastante nivelado al tomar las curvas, sin embargo sigue siendo una camioneta y no hay como negar eso.

No importa que tan deportiva sea, una camioneta jamás se comportará como un auto y eso se debe al volumen y al peso de esta. No importa que tan firme sea la suspensión ni que tan buenos sean los frenos, no hay manera de huir de la gravedad y cada vez que frenemos para entrar a una curva recordaremos el mastodonte que estamos manejando.

Esto no quiere decir que haga las cosas mejor que muchos autos “deportivos”. La X6 se le puede poner de frente a muchos autos en un circuito y seguramente saldrá victoriosa porque lo que hace lo hace muy bien, el problema es que es demasiado específica.

Nuestra versión de prueba contaba con el paquete M Performance. Básicamente esto quiere decir que parecía una X6M sin serlo, contando con todos los detalles en el interior y exterior que diferencían una M del resto de sus hermanas: Alerones, rines, estribos, incluso el volante contaba con el distintivo M que portan los autos de esta división. La única diferencia es real entre los dos modelos es la potencia del motor… y el precio.

El habitáculo es el esperado de cualquier BMW: algo sobrio pero con materiales y acabados del más alto nivel. Los controles están a la mano y casi todo se controla desde el sistema iDrive que afortunadamente ya no tiene nada que ver con el primero que hicieron y ahora ya es un sistema funcional, intuitivo y fácil de entender y usar.

Los asientos son sumamente cómodos y se puede alterar la posición de más maneras que las que uno puede creer necesarias, permitiendo encontrar la posición de manejo que más nos acomode de manera sencilla.

El motor de nuestra versión de prueba era el V8 de 4.4 litros turbo con 407 caballos de fuerza, el cual sólo se puede describir como una obra maestra de la ingeniería alemana. La entrega de este motor es… eficiente por decir lo menos. El turbo presenta muy poco retraso y la línea de potencia es pareja durante casi todo el recorrido del tacómetro.

La caja automática de 8  velocidades que lo acompaña es otra joya creada por BMW. Cuando está en modo automático los cambios son suaves y facilitan un manejo relajado, cuando camba a sport la computadora hace los cambios acercándose más a la línea roja del tacómetro y son mucho más rápidos, también entiende cuando frenamos y baja las velocidades sola para ayudarnos a frenar con motor. A diferencia de la mayoría de las cajas automáticas con cambios manuales en las que es recomendable dejarla en automático y que ellas hagan el trabajo, esta caja automática de BMW sí vale la pena manejarla en manual ya que esta modalidad no dará mucho más control sobre el régimen del motor.

Evidentemente un motor de ese tamaño puede ser un duro golpe a la cartera cuando carguemos gasolina si no tenemos cuidado de qué tan fuerte presionamos el acelerador, pero a pesar de su configuración cuando se maneja de manera civilizada la mayor parte del tiempo, entrega un buen consumo de combustible.

La X6 es un excelente vehículo recreacional, es muy divertida, la estética es definitivamente diferente y llamará mucho la atención, pero en realidad no es muy práctica que digamos. Definitivamente no es su fin, si quisiéramos practicidad podríamos tener prácticamente el mismo vehículo en una X5, pero la X6 es para alguien un poco más atrevido que previere la forma sobre la función sin perder el espíritu y la calidad BMW.

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí