Chevrolet Corvette Stingray 2014

Chevrolet Corvette Stingray 2014

Chevrolet Corvette Stingray 2014

El nuevo Corvette mejoró en todos los sentidos.

Chevrolet

Nuevo diseño, nuevo chasis, nuevo motor y nueva tecnología, todo es nuevo y mejor en el Corvette C7 2014.

Ya era hora de que llegara la nueva generación del Corvette y Chevrolet decidió revivir el “apodo” Stingray para el C7. Como era de esperarse se renovó absolutamente todo, de adentro hacia afuera.

El diseño del nuevo Corvette nos presenta una de las iteraciones más agresivas del deportivo americano hasta la fecha. Su frente angulado y perfil bajo siguen siendo Corvette, pero con un nuevo aire de modernidad que mucha falta le hacía. Siguen los faros descubiertos y la aerodinámica toma un papel sumamente importante. Uno de los cambios más controversiales lo encontramos en la parte traseras con los faros traseros. Siguen siendo cuatro, pero los característicos faros en forma circular se han ido para dar paso a unos más cuadrados, que la verdad vienen mejor con el diseño general de auto.

Las entradas de aire son todas de verdad y sirven para enfriar los frenos y para darle más agarre a altas velocidad al hacer que el aire que pasa por ahí empuje el auto hacia el asfalto.

El interior esta completamente rediseñado. Encontramos un panel de instrumentos mucho más intuitivo y los asientos son realmente cómodos por primera vez en un Corvette. El espacio es bastante bueno y aunque el habitáculo es pequeño nunca se siente claustrofóbico. La posición de manejo es baja pero tiene buena visibilidad para todos lados. Sus dos ocupantes irán bastante cómodos en viajes largos, sobre todo porque esta vez el túnel de transmisión no se calienta.

El techo puede ser panorámico, y aunque sirve para crear la ilusión de más espacio en el habitáculo, no hay manera de evitar que el sol entre en los días calurosos, eso no fue de nuestro completo agrado, recomendamos mejor el techo normal.

El equipamiento es muy bueno y tiene todo lo que un auto deportivo de altas prestaciones puede necesitar, incluso detalles como el espacio para guardar cosas detrás de la pantalla de infotenimiento se agradecen.

El motor es un nuevo V8 de 6.2 litros denominado LT1 que utiliza tecnología de punta como inyección directa de gasolina, apertura de válvulas variable, Active Fuel Management y sistema de combustión avanzado, lo que le permite entregar más potencia y gastar menos gasolina.

Este nuevo motor convierte al Stingray en el Corvette “base” más potente de la historia con 460 caballos de fuerza. Puede ser acoplado a una caja manual de 7 velocidades o automática de 6. Nuestra versión de prueba tenía la caja automática.

Como muchos de los autos deportivos de hoy en día la computadora nos da varios tipos de manejo, y la suspensión magnética cambia drásticamente dependiendo el modo que seleccionemos. También cambian la respuesta del motor y de la caja de cambios. En modo normal el Corvette se siente un poco duro pero es mucho más cómodo que las versiones anteriores para manejarlo todos los días.

En modo Sport todo el auto se transforma y aunque no quitemos el control de tracción es necesario estar atentos a lo que hacemos. Cuando desactivamos las ayudas electrónicas hay que tener las dos manos firmemente sobre el volante y estar preparados para todo. Aunque en términos generales es bastante predecible, también es susceptible a irregularidades que harás que el eje trasero se comporte algo brusco, aunque no es difícil de corregir si sabemos lo que hacemos.

Sin duda alguna este es el mejor Corvette que Chevrolet ha creado, tomaron todo lo bueno de las generaciones pasadas y quitaron la gran mayoría de los problemas que tenía, convirtiendo al nuevo Stingray en un muy buen ejemplo de lo que un deportivo americano de alta cepa debe ser. No podemos esperar para ponernos detrás del volante del nuevo Z06, ¡va a ser una locura!