Prueba de manejo Suzuki SX4 S-Cross 2014

Suzuki SX4 S-Cross 2014

Suzuki SX4 S-Cross 2014

Suzuki se adentra al segmento de las vagonetas todo terreno con la S-Cross.

Suzuki

Suzuki sigue ampliando su gama de modelos y esta vez nos presenta la nueva versión todoterreno del SX4, denominada S-Cross.

Utilizando el SX4 como plataforma, Suzuki creó una vagoneta del antes mencionado auto con tracción integral en su versión más equipada. El mayor tamaño se agradece en el espacio de carga y la estética del auto se mantiene muy en línea con sus hermanos sedán y hatchback.

El uso de LEDs para la luz diurna le da un toque moderno y el diseño en general se presenta fresco y juvenil.

El interior tiene muy buenos acabados y la calidad de los materiales es buena. El diseño interior se nota un poco sobrio y contrasta un poco más de lo esperado con el exterior.

Los relojes tienen buen tamaño y son de fácil lectura mientras que la consola central está dominada por la pantalla táctil de infotenimiento y la perilla para seleccionar el tipo de tracción que deseamos en la versión All Grip.

La posición de manejo es algo alta y tiene buena visibilidad para todos lados. Las plazas traseras son cómodas y el espacio de carga es sumamente bueno, uno de sus puntos más fuertes es la gran versatilidad con la que cuenta gracias a que los asientos traseros se pueden abatir para aumentar la cantidad de cosas que podemos cargar.

El término “todo terreno” es algo ambiguo en esta ocasión, pero no podemos negar que el S-Cross tiene tracción en las 4 cuatro ruedas y un bloqueador electrónico del diferencial, por lo que nos asegura que tendrá tracción en todo momento y en toda superficie.

La dolencia que tiene es por la altura al piso y los ángulos de ataque y salida, que la verdad no son muy off-road que digamos. Las ventajas reales de este sistema se podrán ver en carreteras con hielo, nieve o mucho lodo. La idea de adentrarnos en el bosque será mejor ejecutada en otro tipo de vehículo, no en una vagoneta familiar.

El motor que utiliza es un cuatro cilindros de 1.6 litros con 118 caballos de fuerza acoplado a una caja CVT. El peso extra de la tracción integral provoca que le cuesten trabajo los adelantamientos y las incorporaciones a las vías rápidas y la caja CVT no ayuda mucho que digamos.

Una vez que se consigue la velocidad crucero la S-Cross se siente bien aplomada sobre la carretera. La dirección es buena y la retroalimentación del volante nos deja saber que pasa en el asfalto. La camioneta se siente sólida en todo momento y aunque presenta un poco de subviraje es predecible y fácil de corregir.

La S-Cross no es tanto para el comprador aventurero, sino para el comprador precavido. Pueden estar seguros que con esta pequeña vagoneta toda la familia viajará segura y no se quedarán atascados en ningún camino, sin importar lo difícil de la superficie… siempre y cuando sí sea un camino.