Prueba de manejo Mazda3 2.0 MT Hatchback 2014

Mazda 3 hatchback 2014

Mazda 3 hatchback 2014

Le Mazda 3 se vuelve más competitivo con su nuevo motor 2 litros.

Mazda

El Mazda tres tuvo un rediseño muy importante el año pasado, y para seguir con la filosofía Skyactiv el nuevo motor 2.0 litros lo hace un auto todavía más competitivo.

En cuanto a diseño se refiere, el estilo del auto sigue con la filosofía KODO que adoptó la marca con modelos anteriores como el Mazda 6 o la CX-5. La enorme parrilla y los faros alargados le dan un aspecto afilado y agresivo al frente, mientras que la línea de la cintura va subiendo conforme recorre el auto y el techo se mantiene lo más bajo posible para lograr un excelente coeficiente de arrastre.

El interior también fue completamente rediseñado y se logró un habitáculo más acogedor y con mejor volumen. El nuevo sistema Mazdaconect de infotenimiento controla la consola central mientras que la ergonomía está presenta en  todo momento para ofrecer una mejor posición de manejo.

La calidad de los materiales y del ensamble mejoró bastante y el Mazda 3 se siente como un auto más refinado y de mejor calidad, incluso de mayor precio, cosa que se agradece. El diseño nos recuerda bastante al Mazda 6 y el espacio es bastante bueno para un auto de su segmento.

En la parte central del tablero sobresale la pantalla de táctil de 7 pulgadas en donde se dispone de toda la información relativa al equipo multimedia y se puede manejar a través del denominado HMI Command, un selector ubicado en la consola central al estilo del que emplean también los Mercedes, BMW o Audi y cuyo manejo resulta muy intuitivo.

El equipo multimedia también ofrece la posibilidad de control por voz y conexión inalámbrica para el smartphone, del que mostrará los correos electrónicos, SMS, navegación, música, etc.

El motor de nuestra unidad de pruebas era el nuevo cuatro cilindros de 2.0 litros con 155 caballos de fuerza junto a la caja manual de 6 velocidades. Este nuevo motor logra un excelente balance entre desempeño y autonomía. La entrega de potencia es lineal y en ningún momento se siente como si le faltara potencia.

La suspensión del auto absorbe muy bien las irregularidades y mantiene al auto irme en las curvas. Cuando se cambia a modo Sport mejora la respuesta del acelerador y la caja de velocidades revoluciona más el motor para exprimirle la mayor cantidad de potencia posible.

El comportamiento dinámico es sumamente bueno y el manejo sigue siendo uno de los puntos más fuertes del auto, ofreciendo una de las mejores experiencias dentro de su segmento gracias a la precisión de la dirección y la buena puesta a punto de la suspensión.

El Mazda3 siempre ha sido un auto competitivo, pero con estas mejoras da un salto importante a la delantera del segmento convirtiéndose en una de las mejores opciones para quien busca un auto compacto, la excelente relación valor precio, el equipamiento, manejo y la calidad de materiales lo ponen en lo más alto de su segmento.