Publicidad | Vea su anuncio aquí

Australiano de corazón: Pontiac GTO 2004-2006

Pontiac GTO 2006

Pontiac GTO 2006

El Pontiac GTO 2006 es la última representación del ícono americano ya que la marca cerró sus puertas en 2010.

Pontiac
Pontiac G8 GT 2009

FOTOS:  Pontiac G8 GT 2009

Ver fotos
Pontiac G6 GXP 2008

FOTOS:  Pontiac G6 GXP 2008

Ver fotos
Pontiac Solstice 2006, perfil europeo

FOTOS:  Pontiac Solstice 2006, perfil europeo

Ver fotos
Pontiac Solstice Coupé 2009

FOTOS:  Pontiac Solstice Coupé 2009

Ver fotos

El GTO se produjo originalmente de 1964 a 1974 y fue revivido treinta años después como modelo 2004. A diferencia de su predecesor, esta vez no hubo convertible pero el auto sí era un coupé de tracción trasera, cortesía de la división australiana de GM, Holden.

El nuevo GTO, que no era otra cosa más que un Holden Monaro, tenía un diseño bastante blando, pero al cumplir con su herencia de Muscle Car, tenía bastante potencia bajo el cofre. Los consumidores no lo quisieron durante su etapa de producción debido a su diseño anónimo y algunos detalles en el interior, el GTO moderno es una ganga de desempeño en mercado de los usados.

Mucho de lo que gustaba del viejo GTO no llegó a esta nueva generación, incluyendo se precio accesible. El nuevo coupé tenía un precio base de poco más de $30 mil, una suma difícilmente accesible a compradores jóvenes.

La potencia venía originalmente de un V8 de 5.7 litros, pero Pontiac lo cambió por un 6.0 litros para su segundo año. El motor más grande llevó al GTO hasta los 400 caballos de fuerza, pero entre el alto precio y el diseño si carácter, Pontiac simplemente no pudo vender suficientes. Como resultado el GTO fue descontinuado después del modelo 2006.

Aún así, cuando se trataba de aceleración, no había como negar que el nuevo GTO le hacía honor a su nombre. Los modelos 2004 que tenían 350 caballos de fuerza hacían el 0 a 60 millas por hora en 5.5 segundos y el cuarto de milla en 14 segundos. Los modelos 2005 y 2006 le rebajaban más de medio segundo al tiempo del cuarto de milla.

El GTO era un auto cómodo para la carretera, y po lo mismo su suspensión era demasiado suave para poder controlar la potencia. Tenía malos reflejos, body roll excesivo y malos frenos, por lo que no podía competir con sus rivales en el mismo rango de precio. Si hubiera costado alrededor de $5 mil menos tal vez hubiera tenido más éxito. La depreciación ha mitigado estas críticas ya que uno puede encontrar un GTO en buen estado en un cuarto de lo que costaba cuando nuevo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí